REALIDAD AUMENTADA E INDUSTRIA 4.0.

REALIDAD AUMENTADA E INDUSTRIA 4.0.

Se entiende por  Industria 4.0 a aquella revolución industrial ( la cuarta) que lleva consigo un cambio en la manera de organizar los medios productivos, mediante la introducción de tecnologías digitales. Lleva consigo la implantación de técnicas que transforman las fábricas en entes inteligentes, con capacidad de variar el comportamiento de su sistema.

En este campo es donde interviene la Realidad Aumentada, con el fin de mejorar la eficacia, eficiencia, calidad y productividad de las fábricas y procesos industriales. Por ello, la técnica de la RA tiene como fin aportar beneficios a las empresas.

APLICACIONES DE LA REALIDAD AUMENTADA EN LA INDUSTRIA 4.0:

  • Optimización de diseños
  • Mantenimiento y control de planta
  • Monitorización de operaciones y formación de operarios
  • Asistencia y resolución de problemas

BENEFICIOS DEL  USO DE LA REALIDAD AUMENTADA EN LA INDUSTRIA 4.0:

  • Mejora de los procesos (eficacia y eficiencia)
  • Reducción de tiempos
  • Aumento de la seguridad en el proceso
  • Ahorro de costes
  • Detección precoz de errores

La realidad aumentada por tanto, aporta a las empresas training empresarial con el fin de enseñar de manera rápida a los operarios que intervienen en los procesos, de manera que el coste técnico de formación por trabajador disminuye.

En cuanto a la seguridad, decir que supone también una técnica capaz  para el entrenamiento de los profesionales para situaciones de riesgo, mediante las simulaciones virtuales de las mismas (destaca entre ellas la ofrecida por la aplicación 3M).

Las labores de teleasistencia y monitorización del proceso vienen garantizadas mediante estas técnicas, con el fin de optimizar las labores de los operarios, quienes pueden conectarse con un servicio técnico a tiempo real. La persona que se encuentra dando asistencia puede conocer en todo momento qué es lo que está viendo el operario y ayudarse en su labor.

Los controles de logística vienen ampliamente mejorados con esta técnica, que ahora permite conocer el estado del almacén, la producción y el proceso de embalaje y envío de manera directa y real.

La implantación de esta técnica, en conclusión, tiene por finalidad reducir los tiempos de espera en casos de averías, ayudando a poder dar salida a las demandas de producción, aumentando a su vez los profesionales capaces de intervenir en el proceso de montaje de manera rápida, permitiendo un aprendizaje veloz. Todo ello, con el fin de reducir costes económicos y aumentar la seguridad en el trabajo.

Temas más interesantes:

Cerrar menú