8 errores al elegir el dominio que son evitables

Cuando llega el momento de elegir el dominio que queremos, solemos cometer errores que son totalmente evitables. Estos errores vienen marcados por la inexperiencia que los usuarios tienen en el mundo de internet, pero que es fácilmente subsanable con la debida información y aprendizaje. Por ello, os mostramos los 8 errores más comunes al elegir el dominio.

1.- Equivocarse de extensión

Este error, normalmente, viene marcado por el dinero, ya que los usuarios siempre prefieren un .com antes que otra extensión que la gente no conozca. Aquí es donde surge el error porque el .com no siempre es necesario o, incluso, para la web que queremos montar, tendremos que acudir a otro dominio, como puede ser el .org o el .info. Es vital elegir la extensión adecuada porque ésta sirve de guía para el usuario que no conoce la web y no sabe qué se va a encontrar. De esta manera, si, por ejemplo, vamos a montar una tienda online, tenemos que recurrir al “.com” al “.store” o a un ccTLD, es decir, a una extensión de nuestro país o del país al que se dirige nuestra página web.

2.- No comprobar la disponibilidad

Cuando hablamos de comprobar la disponibilidad, no debemos quedarnos en WHOIS, sino, también, en checkear que el nombre del dominio está disponible en redes sociales o en correo electrónico. Señores y señoras, esto es fundamental a la hora de elegir cualquier nombre de dominio porque puede que tengamos una página web con un nombre que no se puede usar en redes sociales por culpa de estar cogido o ser usado.

3.- No registrar

No es un error común, pero está pasando cada vez más. Si os creíais que con sólo comprar o suscribir un dominio, ya habíais acabado el proceso, estabais equivocados. Para terminar el proceso de compra y registro, debemos registrar el dominio o dejar a la empresa o proveedor de dominios que lo haga por nosotros. Si no registramos el dominio, alguien puede hacerlo y perderemos toda la exclusividad y explotación del mismo.

4.- No contemplar más opciones

Es el típico caso de la persona que quiere montar una web que preste un servicio o venda éste. Muchas veces, nos encabezonamos con un dominio .com, simplemente porque inspira más confianza al usuario, lo conoce más gente o tiene un posicionamiento más sencillo. De verdad, contemplad más opciones, como los nuevos TLD (.hotel, .store).

5.- Elegir nombres parecidos

Con esta práctica lo único que podéis conseguir es que os denuncien por plagio y os veáis envueltos en litigios innecesarios. Todo esto se solventa eligiendo un dominio distinto y original desde el principio. Si queréis desmarcaros de la competencia y no “robar” clientes a contrincantes, debéis elegir un nombre que no esté nada usado.

6.- Dominio largo

Tened en cuenta que el dominio se tiene que posicionar luego en los motores de búsqueda, y éstos no ven con buenos ojos que el dominio sea demasiado largo. Además, es mucho más difícil de recordar por parte del usuario ¿Y si va a otro ordenador y quiere buscar nuestra página?

7.- Poner símbolos innecesarios

Otra de las prácticas que conllevan a la comisión de errores innecesarios, es la de poner símbolos que no vienen a cuento o que no son necesarios para el nombre. Es más, lo único que conseguiremos será complicarnos la vida en exceso porque no podremos posicionar adecuadamente.

8.- Elegir un mal proveedor

Fijaos que es difícil la tarea de elegir un mal proveedor, con la cantidad de información que encontramos en internet y la posibilidad de comparar o contrastar opiniones. Pues, aun así, la gente comete el error de elegir un proveedor que ofrece precios no tan baratos y un servicio muy pobre.

Blog

Cerrar menú